Puto Pablo Iglesias – Diario Red


800€ a devolver en 30 días, 0,00€ interés

Este crédito lo han solicitado 193 clientes 🕓 Dinero disponible en 15 minutos✅ Tasa de...

Motivos por los que MoneyMan es una opción confiable para desempleados que necesitan un minicrédito

MoneyMan es una empresa de préstamos online que se ha convertido en una opción confiable...


Puto Pablo Iglesias

Yo le hubiera puesto “Taberna Enrico Malatesta”, pero ¿Qué se yo de bares si bebo Trina?


Pablo Iglesias abre un bar y el país entero se vuelve todo loquer.

Reservas por doquier, reseñas en la hoja parroquial, en el Terradillos Herald Tribune y hasta en el Joaquin Prat Sentinel.

El Diario de Patricia abre con la noticia. Una chica en First Dates le dice a su posible candidato que si la lleva al Garibaldi y la invita a una provoleta la tiene en el bote.

Putin ha intentado reservar pero estaba comunicando. La exmujer de Sadam Hussein también intentó contactar con Ave María 8 pero se equivocó de prefijo. El yerno de la hija de Olof Palme pensó en llamar pero se lo pensó dos veces. Por el qué dirán. La socialdemocracia escandinava ya no es lo que era.

Ábalos ha intentado quedar con Koldo allí pero alguien le ha reconocido al pasar por la plaza de Antón Martín y se ha dado la vuelta. Creen que ha podido ser Antonio Hernando.

Ya no se hacen pelucas como las de Carrillo.

El Garibaldi es el nuevo Galapagar. Todo empieza por G.

Se rompe una tubería del baño de la taberna del capo de Canal Red y una mariposa en Arequipa (Colombia) entra en colapso y se pone a vomitar en una cuneta de una carretera comarcal.

La taberna cierra un domingo y empieza a temblar el índice Nikkei. El emperador Naruhito llama a Irene Montero para preguntarle:

—What´s shaking? (¿Qué pasa?)

Montero le responde:

—Naru, tómate unas coles de Bruselas a mi salud cuando vayas a Madrid, chulona mía.

Úrsula Von der Leyen se ha quejado públicamente de que fue al Garibaldi y no había paella.

El Wall Street Journal no se ha cortado un pelo al titular:

—Pablo Iglesias contesta a Von Der Leyen con la famosa frase “¿Te frío un huevo?” ante la imposibilidad de encontrar paella o algo similar en la taberna del ex delfín de Sánchez.

Delfín a la brasa.

Pedro quiere ir. Una cosa es dormir con Podemos y otra cosa es comer donde Podemos.

Los medios de “comunicación” del imperio sacrosanto del marido de Letizia magdalenas Ortiz hierven con rumores y afirmaciones tan peregrinas que en Santiago de Compostela te consiguen la credencial del peregrino con solo soltar una de las múltiples chorradas que escupen los medios del régimen.

—Pablo Iglesias se separa de Irene Montero y monta una taberna con Marta Lois en Allariz.

—Tiene usted la compostelana, adelante.

Dame Lawfare que quiero morir. Cucharilla, papel de plata, mechero Bic y dale candela.

Que si la niñera de Irene Montero la ha emprendido a patadas con la cisterna del Garibaldi, que si un excamarada del padre de Pablo Iglesias ha puesto un petardo en la salida de humos… ¡Qué humos!

Que si el hermano de Errejón se ha metido en la cocina sin el carnet de manipulador (sí, manipulador) de alimentos y se ha hecho bocata de mantequilla con azúcar.

Que si las juntas de los azulejos del suelo tienen la argamasa hecha papilla o fosfatina. Coño (con perdón) que son de 1923.

La gente va al Garibaldi microscopio en ristre.

Que si el poso que deja la espuma de la cerveza en los vasos no es lo suficientemente viscoso…

Que si la puerta de la cocina abre igual que la de Coco en Barrio Sésamo… Un vecino ha medido el ruido que hace el cierre del local al ser bajado y jura y perjura que rebasa los estándares legales de lugares como la Selva de Irati.

Quiere pedir una invalidez permanente. Fatiga crónica agudizada por la presencia de una molécula de Pablo Iglesias en el ambiente.

El Mundo ha titulado sin muchos reparos:

—El cierre metálico del bar de Pablo Iglesias mata a más gente que los misiles de Netanyahu.

En páginas interiores aclara que se refiere a los tímpanos de la gente, no a la gente en general. Pero… ¿Quién lee la letra pequeña?

No pueden vivir sin él (sin Pablo Iglesias, me refiero).

Un señor de Sant Boi de Llobregat (que había vivido en Tamaulipas diez años), entró en el Garibaldi y se percató de que a los tacos al pastor le ponen limón y no lima. Portada del ABC al día siguiente:

—El exvicepresidente te da gato por liebre, limón por lima.

Una señora de la Isla Graciosa (Archipiélago Chinijo) que vino expresamente desde allí tras cuatro días de travesía ha detectado que los lomos del Vitello Tonato no son de atún sino de bonito del norte. Golfo de Vizcaya esquina con Terranova, para ser exactos. Está indignada y ha llamado a Eduardo Inda. Yo directamente hubiera llamado al Capitán Pescanova.

Titular de OK Diario:

—Pablo Iglesias envenena a sus clientes con fletán caducado.

Estoy convencido de que Pablo Iglesias Turrión ha puto puesto una taberna en Madrid para echarle un órdago a la estupidez reinante.

Tengo un amigo que piensa que el marido de la exministra de Igualdad tiene una partida de ajedrez en la cabeza en todo momento y que siempre va tres pueblos por delante. Cuando tú vas…

Gambito de dama, dama, de alta cuna, de baja cama. Señora de su señor.

Con los cuñados de Vox y los cuñados de Sumar se está poniendo las botas.

Bots del mundo venid a mi. Visiten nuestro bar y procuren no atascar el baño. Vuestro será el reino de los cielos, de los gilipollas.

En el Garibaldi puede entrar todo el mundo. Lucía Etxebarría se ha tomado un taco al pastor pensando que era de Pastor, la mujer de Ferri. Pastorrrr.

—Si lo sé no vengo, ha afirmado cuando le han desvelado que realmente es carne de cerdo macerada y aliñada con piña.

A Pablo Iglesias le han contratado en TVE (pese al veto de la Nueva Izquierda de López Garrido) y lo está petando poniendo en la misma frase: Ayuso, Quirón, la misma mierda son.

La BBC le hace ojitos y la CNN planea fletarle un avión privado y llevarle a NY todos los miércoles para un programa de cocina con Chelsea Clinton y la nieta de Bernie Sanders.

“Rice with things that my father showed me before he met Monica Lewinsky”, se llamará el programa. (Arroz con cosas que mi padre me enseñó ante de conocer a Mónica Lewinsky).

Supongo que se refieren a Bill, no a Javier.

Vox Populi ya está con el brain storming, pensando en posibles titulares.

—Pablo Iglesias huye a Estados Unidos tras detectarse la presencia de una pata de arácnido (o arácnida) en la Tosta Garibaldi de una señora de Argamasilla de Tormes.

Arácnido en tu pelo.

Jodie Foster quiere que Pablo Iglesias le ponga una caña bien tirada. Te quedas helado.

David Simon quiere rodar una película sobre la Brigada Garibaldi en el Garibaldi. Pablo Iglesias haría del General Miaja. José Manuel García Margallo de Gil Robles.

Timothée Chalamet quiere hacer de Pablo Iglesias en una biopic que dirigirá probablemente Wim Wenders o los hermanos Coen. Está por decidir.

Puedes lanzar un canal de televisión para convencidos y convencidas pero poner un puto bar… ¿En qué cabeza cabe? ¿Qué tenía o tiene entre manos el amigo de Monedero?

Hasta Pedro Vallín se ha tirado a la piscina en X (difunta Twitter) despotricando sobre el que fuera amigo suyo hace unos meses:

—El David Koresh vallecano le echa agua del deshielo de la momia de Lenin a su mojito Fidel Castro. Merece pasar un tiempo en la trena. Que pruebe su propia medicina.

Hay gente que incluso no entiende por qué se llama Garibaldi. Un tipo que en el fondo (alegan) era un nacionalista, un unionista, una especie de Puigdemont pero gesticulando con las manos como si hubiera nacido en el cuartiere spagnolo de Napoli.

Ma che cosa.

Yo le hubiera puesto “Taberna Enrico Malatesta”, pero ¿Qué se yo de bares si bebo Trina?

El Garibaldi tiene a todo el mundo soliviantado.

Almeida (el alcalde facha de Madrid) quiere celebrar allí su boda.

Ayuso quiere celebrar allí su divorcio. Doña Sofía también.

Ernest Urtasun quiere celebrar su tercer mes como ministro allí. Poco se celebra.

No hay ideología cuando se trata de celebrar.

Hay gente de izquierdas que tampoco entiende ese homenaje a la Brigada Garibaldi. ¡Cuánta cerrazón!

Gervasio Quintanilla, nieto de un miliciano republicano y de la UGT, ha declarado a EFE:

—Mi abuelo me contaba que en el frente de Morata de Tajuña comían fatal, los fussili pasados, la carbonara con leche condensada, un desastre. ¿Cómo puedes llamar Garibaldi a un restaurante?

¿Cómo quería que lo llamara? ¿Kerrico Taberna?

Además la Brigada Garibaldi no le ponía piña a las pizzas durante la cruenta Batalla del Ebro. Un respeto.

Unai Sordo ha sorprendido confirmando (con un jersey rosa sobre fondo rojo) que no piensa ir al Garibaldi.

—Hasta que no haya un cóctel que se llame Joaquín Leguina…no hay tu tía, ha dicho visiblemente mosqueado.

Pero hay más quejas en las redes sociales.

El eurodiputado Herman Tersch ha declarado a Público:

—La cerveza del Garibaldi es aguachirri. Me he tenido que tomar más de cuarenta cervezas hoy para caer al suelo como un cesto de fruta.

Pablo Iglesias no puede ir al baño sin que le salte una alarma en su móvil avisándole de un nuevo comentario sobre su vida.

Titular de apertura de The Objective:

—Tirso, el perro de Pablo Iglesias miró mal a una vecina en su paseo dominical. La vecina promete acciones legales.

En páginas interiores:

—Doña Adela (una de las vecinas que tiraba pelotas de tenis al jardín de Montero/Iglesias) asegura que Tirso le levantó una ceja al pasar por delante de ella.

El bueno de Tirso.

Xabier Fortes, esa mano de hierro sociata de las noches de TVE abrió ayer su espacio con una crítica a la decoración del Garibaldi. Estaba tardando.

—¿Es justificable que en el bar de un exvicepresidente haya un retrato de Yuri Gagarin departiendo con Kruschev de manera animada? ¿Es de recibo que uno de los cócteles se llame “Andreu Nin o estás en Salamanca o en Berlín, aclárate”? ¿Por qué Laika decora la puerta del baño de mujeres, las está llamando perras?

Para comentar la noticia han tirado de Ramón Tamames, que ha pasado de responder pero se ha quejado de que el gusano del Mezcal que sirven en el Garibaldi no tiene la edad que dice la etiqueta y se podría incurrir en comercio de menores.

—Pezqueñines no gracias, hay que dejarlos crecer, ha dicho en un ininteligible castellano.

Pones un bar y te crecen los enanos.

Esos que solo beben y saben cosas, que no es poco.

El periodista de la BBC, Bernardo Mondongo, acudió al Garibaldi esta semana para comprobar con una regla el nivel de grasa de la plancha.

Y resulta que no hay plancha. No se informan antes.

Yolanda Díaz se enteró de la noticia y dijo que no se fía de un lugar que no tiene plancha.

Y así todo. Pablo Iglesias esto, Pablo Iglesias lo otro.

Todo lo que toca Pablo Iglesias lo convierte en algo que no deja indiferente a nadie. La varita mágica que saca a los fachas de sus casillas.

Ha aprendido hasta a jugar al pádel.

El otro día llevaba un suéter que no era de la marca 198.

Por cierto, el hijo secreto de Rouco Varela se ha quejado de la salsa putanesca de los spaguetti del Garibaldi.

—Si la llegan a poner con penne voy directo a la Audiencia Nacional y les pido cuatro años de cárcel por ofensa contra los sentimientos religiosos.

Martín Villa ha reconocido que las codornices escabechadas llevan “poco plomo”. Ya tú sabes.

—Poco me van a ver por ahí, ni para meterme un tiro, ha señalado en un tedioso artículo de Manuel Jabois en El País Semanal.

La nevera del Garibaldi cierra mal, tiene una junta en mal estado, ha llegado a confesar Carlos, uno de sus encargados.

—La culpa es de la platajunta, ha dicho Carlos Herrera abriendo su programa matutino.

No se cansan.

Un nieto de Rubén Darío se ha quejado de que uno de los dueños del Garibaldi sea un poeta argentino de dudoso pedigrí.

—Rima constantemente en asonante, su flan de mascarpone me sube la bilirrubina. Paso de volver.

La nieta de Alberti ha defendido al socio de Iglesias en El Salto:

—Sebastián Fiorilli es a la poesía lo que Bochini a Independiente de Avellaneda. Su carrillera de cerdo es comparable al Libro del desasosiego de Pessoa.

Dos cuadros de Raffaella Carrá y Pepa Flores decoran el salón del Garibaldi, y eso ha enfurecido a muchos viejos comunistas. Que Gregorio Morán los tenga en su gloria.

La encargada de embalsamar la peluca de Carrillo ha llamado a Juan Luis Cebrián (que en el fondo dirige el diario en la sombra) para quejarse.

Titular de El País:

—Pablo Iglesias decide tirar de rencor y no poner una foto de Gaspar Llamazares o Cayo Lara en su taberna.

Esta semana se inaugura un simposio en Castellón de la Plana bajo el título: La fuerza con la que sale el agua de la cisterna de la taberna de Pablo Iglesias es incompatible con la sostenibilidad del planeta tierra.

Menos mal que aclararon a qué planeta se referían.

La empresa Pato WC ha demandado al exvicepresidente porque el cuello de su botella (en forma de pato) no entra bien en el inodoro del Garibaldi.

—No nos había pasado nunca, es inaudito, ha declarado el presidente de la empresa, Manuel Camps de Castilla.

Y así todo. No hay día que el Garibaldi no de un titular, o dos.

Pablo Iglesias tiene la culpa de todo. Puto Pablo Iglesias.

Ha salido en Telegram (siempre Telegram) un listado de las personas a las que ha matado Pablo Iglesias con sus propias manos:

Manolete

Ama de llaves de Rebecca.

Navalny

Calvo Sotelo

Pasolini

Ramsés II

Yolanda Díaz

Dicen que su próxima aventura consiste en sacar adelante una escuela republicana.

Se rumorea que en el patio estará expuesta la momia de Giner de los Ríos, el brazo incorrupto de Enrique Líster (con su 9mm en la mano) y una réplica del camión donde transportaron a las trece rosas hacia el cementerio del Este mientras cantaban “Somos la joven guardia…”

Hay quien dice que también podremos disfrutar del jugo crionizado de la última lata de sardinas que degustó Antonio Machado en Villa Amparo (Rocafort, Valencia) antes de partir hacia el exilio.

Me relamo pensando en los titulares.

—Pablo Iglesias inaugura un gulag donde sirven sardinas de enero de 1939 y donde se canibalizan los cuerpos de 13 niñas que decían ser socialistas y realmente eran agentes de la NKVD y travestis.

Puto Pablo Iglesias. Deja ya de jugar con ellos.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias



Una información de Diario Red

¡evita el embargo! – Minicreditos con ASNEF

Estar en ASNEF puede tener graves consecuencias en varios aspectos de nuestra vida, incluyendo la seguridad de nuestro hogar. ASNEF es una base de datos en la que se registran a las personas que tienen...

Comments

comments

Powered by Facebook Comments