Si sólo despenalizo, no voy a corregir la inequidad


¿Es Money Man la mejor opción para préstamos de hasta 300€ si estás desempleado? Una guía completa

Solicita tu minicrédito desde aquí: RELLENAR FORMULARIO  Si te encuentras en una situación de desempleo...

Pasos sencillos para solicitar un minicrédito en Fidinda – Minicreditos con ASNEF

Si te encuentras en una situación en la que necesitas dinero de forma rápida y...


Cristina Bazán y Javier Martín | Santiago de Chile – 11 junio, 2024

El Gobierno de Chile busca que todas las mujeres que deseen acceder a un aborto, independientemente de su situación económica, puedan hacerlo por medio del servicio de salud, por lo que no sólo busca sacar el delito del Código Penal sino también legalizar la práctica para corregir “la gran inequidad” que hay en el acceso.

Así lo explica a Efeminista la ministra chilena de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana, quien tiene claro que el país está listo para ir más allá del formato de tres causales, aprobado en 2017, y que, según las organizaciones feministas, nunca pudo implementarse por completo debido a los obstáculos que encuentran las mujeres incluso si cumplen todos los requisitos.

“La instrucción del presidente no es sólo despenalizar, sino legalizar para generar una política pública de acceso equitativo para no sólo quienes tienen recursos y puedan pagar por atención médica”, añade Orellana, en una entrevista con motivo del 30 aniversario de la Convención de Belém do Pará, el primer tratado internacional que reconoció que la violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos.

En esta cita, que reúne en Santiago de Chile hasta el 12 de junio a representantes de los 32 países firmantes de la Convención, Naciones Unidas y la sociedad civil, se revisarán los avances alcanzados en estas tres décadas, pero también se analizarán las acciones que se deben tomar para acelerar la implementación del tratado y así blindar las políticas y normativas ante posibles y cada vez más cercanos retrocesos. Orellana lidera el evento en calidad de presidenta, junto a representantes del Mecanismo de Seguimiento de la Convención (Mesecvi) y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El aborto, que ahora Chile busca proteger por medio de una ley, es sólo uno de los derechos de las mujeres que están amenazados en varios países de la región, así como las normativas y la institucionalidad que protege a las víctimas de violencias machistas.

30 aniversario de la Convención de Belém do Pará

Pregunta (P): La Convención de Belém do Pará fue el primer tratado internacional en reconocer que la violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos y ahora cumple 30 años. ¿Por qué pese a este hito tan importante sigue siendo la región más violenta para las mujeres? ¿Qué hace falta para acelerar su implementación?

Respuesta (R): Acelerar es precisamente el lema de esta conferencia de Estados Parte, acelerar para conseguir las metas que se planteó ya hace 30 años la Convención de Belém do Pará. En ese sentido, hay que poner en perspectiva que Chile ratificó esto en los años 90 y recién hemos promulgado una ley marco de violencia contra las mujeres. Creo que eso expresa en buena medida las dificultades para lograr que esos acuerdos, que son importantes, logren concretarse de manera que mejoren la vida cotidiana de la mujeres, que es al final para lo que sirven los acuerdos internacionales.

P: ¿Cuáles son las deudas y los retos que afronta la región con respecto a la eliminación de la violencia contra las mujeres?

R: Los focos que vamos a discutir tienen que ver con la prevención, que es en lo que estamos al debe en todo el continente, y el acceso a la justicia por parte de las mujeres. Si miramos los últimos 30 años, todo el continente ha dado un paso muy grande respecto de una cultura que en Chile se denominaba ‘La ropa sucia se lava en casa’ a una cultura de denuncia.

Sin embargo, pese a que hoy las mujeres en Chile y, en general, en el continente saben que pueden denunciar -no sabrán el número de la ley, pero saben que pueden denunciar-, no lo hacen o lo hacen sólo cuando están en situaciones límite. Por lo tanto, una de las estrategias para acelerar debe ser atacar los factores por los cuales no se hace [la denuncia] al inicio o se abandona, se desestima el proceso judicial y de acompañamiento. Y eso tiene que ver con fortalecer las vías de acompañamiento que, en la mayoría de los países, suelen ser muy precarias.  Nosotras estamos en el tercer año de crecimiento presupuestario y aún así está muy lejos de lo que se necesita.

La ministra de la Mujer y la Equidad de Género de Chile, Antonia Orellana, habla durante una entrevista con EFE, en Santiago (Chile). EFE/ Elvis González

Otro tema son los niños y las niñas, que tiene dos discusiones esenciales: una es la educación para prevenir y la otra es considerar a los niños víctimas de pleno derecho y no sólo testigos de la violencia contra sus madres. Así lo hemos hecho en la Ley Integral desde nuestro gobierno.

Para lo que en otros países se ha llamado ‘violencia vicaria’, en Chile tenemos la Ley de Garantía de la Infancia y Adolescencia. No nos parece correcto, desde el punto de vista jurídico, decir ‘violencia vicaria’, porque el niño no es un elemento vicario, no es un vehículo, es una persona que sufre el daño por sí mismo. Y ahí hay que pensar también en la transmisión intergeneracional de la violencia.

Hablamos mucho sobre las víctimas, hay mucho estereotipo sobre las víctimas, cuando es una cuestión transversal. Si hay algo que tienen en común la mayoría de los agresores, excluyendo a quienes tienen grados sociopáticos, es que fueron niños que crecieron en entornos donde se agredía a las mujeres.

Si hoy consideramos en la política de prevención, de atención y de reparación también a los niños y niñas nos estamos permitiendo cortar esa cadena de transmisión de la violencia de generación en generación que tanto daño ha hecho. Cuando se crece en un entorno donde se valida la violencia hacia las mujeres vas a estar mucho menos dispuesta a denunciarla, pero también vas a poder desarrollarla sin cuestionártelo. Creo que es una de las discusiones fundamentales que vamos a tener en esta conferencia.

P: ¿Y cómo se afronta esa violencia desde la adolescencia?

R: Principalmente con educación y con formación en la buena convivencia y en el respeto; y eso se enseña desde la más temprana edad. La evidencia nos muestra que a los tres años se forman los primeros prejuicios respecto de cómo deben ser los niños y las niñas.

Hay una preocupación que tenemos en el Ministerio y que se ve reflejada tanto en la última encuesta Ipsos Global como en la encuesta de nuestro Instituto Nacional de la Juventud. Y es que, por primera vez en muchos años, sube entre los y las jóvenes la validación de la violencia en la pareja como un método legítimo de resolución de conflictos, y eso muestra que no podemos dejar de abordar la prevención. 

Por primera vez, de acuerdo con Ipsos Global, los hombres jóvenes son más conservadores respecto a los derechos de las mujeres que las generaciones anteriores, y eso muestra que no podemos dejar de hablar de igualdad e incorporar en los mecanismos de igualdad también a los hombres.

Un gobierno feminista

P: Cuando el presidente Gabriel Boric asumió el poder dijo que este sería un gobierno feminista. ¿Cómo se ha materializado este anuncio en políticas a favor de los derechos de las mujeres en estos dos años?

R: Hay una medida que ha sido exitosa, que son las políticas de cumplimiento del pago de pensiones, de alimentos, en otros países conocido como manutención.

Han aumentado en un 310% los pagos en un país que tiene una fuerte cultura de abandono parental, en el que hay una doble cara. Fue la primera ley que presentamos al Congreso y la logramos aprobar sin votos en contra. Todavía nos falta mejorar respecto a los tiempos de los trámites, para eso estamos inyectando recursos, sobre todo para digitalizar, pero hemos obtenido ya un volumen de pago que es bastante satisfactorio para los primeros 12 meses.

En segundo lugar, hemos aprobado la Ley Integral [de Violencia] que llevaba siete años en discusión. Esta ley la presentó la presidenta [Michelle] Bachelet en su primer gobierno. Y para nosotros es muy importante porque es una ley marco y a propósito de los 30 años de Belém do Pará por fin la logramos. Eso no es mérito de este ministerio, sino es una historia súper larga.

Y en tercer lugar, desde marzo, hemos recuperado la tasa de inserción laboral femenina, quizás no en las mismas condiciones ni con los mismos salarios que había en 2019, año previo a la pandemia. Los primeros meses de la pandemia fueron un mazazo a la autonomía económica de las mujeres, retrocedimos una década en inserción laboral femenina y eso se ha recuperado a marzo de este año.

Yo creo que es algo a celebrar, porque la autonomía económica es uno de los componentes centrales de la libertad de las mujeres.

El aborto avanza en Chile

P: El presidente anunció la presentación de una ley del aborto, ¿nos puede dar más detalles?

R: El anuncio del presidente tiene dos componentes. Uno es que hemos ingresado [aprobado] un nuevo reglamento para la aplicación de la ley de tres causales, que está vigente desde 2018 y contempla la interrupción voluntaria del embarazo en casos extremos como lo inviabilidad fetal, el riesgo materno de vida y la violación.

Lo hemos ingresado porque hay cosas que mejorar en la aplicación, principalmente asegurar la continuidad de la atención en salud independientemente del lugar donde se vive, porque lamentablemente hay zonas contiguas muy grandes del país donde hay 100% de objeción de conciencia en al menos una de las causales. Por lo tanto, tenemos que, respetando la objeción de conciencia, asegurar la continuidad de salud.

Y la segunda será el envío de un proyecto de ley en diciembre al Congreso, en el cual vamos a plantear no sólo la despenalización, porque es un delito [a día de hoy] y se persigue criminalmente, pero eso no basta para nosotros. Somos un Gobierno progresista de izquierda que cree en la igualdad. Si yo sólo despenalizo no voy a corregir la gran inequidad que existe entre el aborto clandestino de quienes tienen recursos y atención médica, y aquellas que no lo tienen.

En nuestro país no existen métodos tan rudimentarios como en otros, porque la venta clandestina del misoprostol y la mifepristona es impresionante. Al ser métodos más seguros, tenemos una mortalidad por aborto clandestino menor que otros países, pero sigue siendo un gran problema de salud pública.

La instrucción del presidente no es sólo despenalizar, sino legalizar para generar una política pública de acceso equitativo para no sólo quienes tienen recursos y puedan pagar por atención médica.

Antonia Orellana Chile aborto

La ministra Antonia Orellana durante su entrevista con EFE. EFE/ Elvis González

P: Corporación Miles y Women’s Link Worldwide presentaron una demanda contra el Estado de Chile por el caso de la distribución de anticonceptivos defectuosos en los establecimientos públicos de salud, que provocó que más de 200 mujeres resultaran embarazadas, sin desearlo y sin planificarlo, y luego no pudieran acceder a un aborto. Están pidiendo reparación integral y medidas preventivas, pero las organizaciones aseguran que no hay avances… ¿Qué medidas tomarán al respecto?

R: Efectivamente hubo varios casos de fallas de anticonceptivos y hemos tomado varias medidas. Desde el Ministerio, estamos financiando estudios de monitoreo de calidad de 120 anticonceptivos junto al Instituto de Salud Pública.

También establecimos la política de anticonceptivos a precio justos. Los métodos anticonceptivos más utilizados por las chilenas pueden tener variaciones de precios de hasta 60.000 pesos. Hay diferencia de precio hasta 80% respecto a las farmacias que no están adheridas, por lo que utilizamos la capacidad de compra mayorista del Estado. Es una medida para fortalecer el acceso.

Y en tercer lugar, a propósito del seguimiento, hemos cambiado de clasificación a los medicamentos anticonceptivos. Antes estaban calificados como medicamentos cuya falla no generaba efectos permanentes ni riesgosos. Fue una discusión técnica porque podemos decir que el embarazo no será permanente, pero sí tiene consecuencias de por vida. Por eso se hizo este cambio, que ahora permite permite, en caso de ocurrir una falla, emitir una alerta de retiro inmediato.

Las exministras de Argentina “están desoladas”

P: La región vive en constantes avances y retrocesos respecto a los derechos de las mujeres. En Argentina, por ejemplo, se ha disuelto el Ministerio de las Mujeres y restado presupuesto a programas como el de prevención de embarazo adolescente y el derecho al aborto peligra, ¿cuál podría ser el impacto de las políticas de Javier Milei en la región?

R: Como ministra de este Gobierno no me corresponde tomar postura respecto a decisiones internas de otros Estados. Nuestra política es la de avanzar y no retroceder. Y de hecho teníamos varios convenios con el Ministerio de la Mujer argentino que vamos a ver cómo pueden tener continuidad o no. Uno es el índice de crianza, que permite ir midiendo el valor económico de los productos que se necesitan para criar.

Otro proyecto, en el cual tuvimos mucho acompañamiento técnico por parte del Ministerio de Argentina, fue el de la gestión integrada de casos de violencia contra las mujeres, que de hecho es uno de los modelos que tomamos para la formulación de la Ley Integral. En estos días he podido hablar con dos exministras, Eli Gómez Alcorta y Ayelén Mazzina, y están desoladas.

Es precisamente para eso que cobran relevancia instrumentos como la Belém do Pará. Independientemente de la forma que tomen los mecanismos institucionales, hay acuerdos y política internacional que resguarda que los derechos de las mujeres son derechos humanos y por lo tanto los Estados deben cumplir.

P: Por otro lado, Claudia Sheinbaum se acaba de convertir en la primera presidenta de México, ¿qué esperanza podría suponer también para la región y los derechos políticos de las mujeres?

R: Para México es realmente revolucionario tener una presidenta. Estamos contentas porque creemos que hay mucha oportunidad de avanzar. Hemos tenido mucha cooperación con México. Nadine Gasman, la directora del Instituto Nacional de las Mujeres, ha sido siempre muy cooperadora con ciertos aspectos que México tiene muy desarrollados, como la política para mujeres rurales, por ejemplo, y espero poder seguir en ese camino con el gobierno de Claudia Sheinbaum.



Una información de EFEMINISTA

– ¿Es seguro solicitar un préstamo en Crezu? Opiniones y experiencias de usuarios – Minicreditos con ASNEF

Crezu es una plataforma en línea que ofrece préstamos personales de manera rápida y segura. Sin embargo, la pregunta que muchos se hacen es si realmente es seguro solicitar un préstamo en Crezu. Para responder...

Comments

comments

Powered by Facebook Comments