Los éxitos del programa de recuperación del pinzón azul en Gran Canaria


800€ a devolver en 30 días, 0,00€ interés

Este crédito lo han solicitado 193 clientes 🕓 Dinero disponible en 15 minutos✅ Tasa de...

Motivos por los que MoneyMan es una opción confiable para desempleados que necesitan un minicrédito

MoneyMan es una empresa de préstamos online que se ha convertido en una opción confiable...


El pinzón azul de Gran Canaria (Fringilla polatzeki) es una especie endémica de las islas Canarias, catalogada como “en peligro” de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Históricamente, su presencia se limitaba a sólo dos bosques de Gran Canaria, siendo el más significativo, y único existente desde 2005, el de la Reserva Natural Integral de Inagua. En el 2015 vivían allí unas 280 aves adultas sobre una superficie de 8 km², adecuados para reproducirse exitosamente.

La densidad del pinzón azul en Inagua, que oscila entre 9-16 aves/km², es la menor registrada para un pequeño pájaro forestal en el Paleártico occidental. Aunque se ha mantenido relativamente estable a lo largo de los años, un devastador incendio forestal en 2007 la redujo aún más, hasta la mitad.

En respuesta a este siniestro, en 2010 se implantó un programa de translocación dirigido a los pinares de La Cumbre, con el ambicioso objetivo de establecer una población reproductora adicional. Inicialmente se basó en individuos procedentes del centro de cría de Tafira y posteriormente se reforzó con aves silvestres juveniles procedentes de Inagua, capturadas en el marco de un proyecto LIFE desde 2015.

Beneficios de los programas de translocación

En el difícil contexto de la transformación del medio natural y del calentamiento global, los programas de translocación han surgido como una estrategia vital para la conservación de las especies amenazadas.

Estas iniciativas, que implican el traslado de individuos desde las poblaciones de origen o la cría en cautividad, pretenden reforzar la diversidad genética y la capacidad de recuperación de las poblaciones objetivo, permitiéndoles resistir mejor las fluctuaciones medioambientales, catástrofes naturales como los grandes incendios y las enfermedades. Esta estrategia puede conducir al establecimiento de nuevas poblaciones viables, ofreciendo esperanza para las especies con distribución muy limitada.

La evaluación de los esfuerzos de translocación del pinzón azul en Gran Canaria, financiados por las instituciones Canarias y apoyados por la Unión Europea, es necesaria para conocer su eficacia.

¿Ha prosperado el pinzón azul en La Cumbre?

Un reciente trabajo de investigación, publicado en la revista Animal Conservation, aborda este análisis. El exhaustivo estudio de la población recientemente establecida del pinzón azul de Gran Canaria ha arrojado resultados prometedores, que demuestran el éxito de las acciones de conservación emprendidas.

En el trabajo, evaluamos la viabilidad de la población translocada en La Cumbre, derivada tanto de juveniles criados en cautividad como de individuos capturados en la población fuente de Inagua. Para ello utilizamos una serie de indicadores que incluyen parámetros genéticos, éxito reproductor, variables biométricas que informan de la condición corporal de las aves nacidas en estado salvaje y temperaturas ambientales.

Panorámica de los pinares de La Cumbre.
Luis M. Carrascal

El emplazamiento de La Cumbre, elegido por su mayor altitud y sus condiciones de temperatura más frescas en comparación con Inagua, ofrece un hábitat favorable para los pinzones azules. Es esperable que sus temperaturas 2-3 ºC más bajas y la menor exposición a las olas de calor (80 minutos menos por día con temperaturas por encima de 30 ºC) mitiguen los efectos adversos del calentamiento global sobre estas aves.

Los resultados del estudio revelan que el éxito reproductivo en La Cumbre es similar al de la población de Inagua, con un número medio comparable de juveniles por intento exitoso de cría.

Además, las medidas biométricas de los pinzones azules juveniles nacidos en libertad, incluida la longitud de las plumas y su simetría (indicador de ausencia de estrés fisiológico durante el crecimiento), no mostraron diferencias significativas entre las dos poblaciones durante cinco años consecutivos. Lo cual remarca el crecimiento y la condición física similares de los juveniles en ambas poblaciones.

Datos esperanzadores

Desde el punto de vista genético, los resultados revelaron que La Cumbre muestra parámetros (diversidad, niveles de endogamia y parentesco) similares a los del núcleo de Inagua, lo que contrasta con la reducida diversidad genética esperada debido al pequeño tamaño de la población recién fundada. Estos resultados genéticos constituyen un signo alentador para la sostenibilidad a largo plazo de los pinzones azules en La Cumbre, sobre todo considerando su cercanía a Inagua y el flujo génico esperable entre ambas poblaciones.

El crecimiento constante de la población de La Cumbre, de tan solo dos parejas reproductoras en 2010 a 29 en 2019, afirma aún más la eficacia del programa de translocación. Por tanto, ha contribuido al establecimiento de un segundo núcleo viable, que representa el 16 % de la población total estimada en unas 450 aves en 2019.

Las actuaciones de conservación iniciadas en el marco del proyecto LIFE+Pinzón son un testimonio de la cuidadosa planificación y ejecución de las estrategias de conservación llevadas a cabo.

Pinares en La Cumbre.
Luis M. Carrascal

Ahora sólo resta intervenir manejando los pinares de La Cumbre, de manera que sus densas masas forestales adquieran una estructura más compatible con las preferencias de hábitat de los pinzones azules. La reducción de la cobertura del dosel arbóreo a un 40 %-50 %, potenciando la presencia de pinos de más de 17 m de altura, además de favorecer a estas aves, contribuirá a reducir la probabilidad de padecer incendios catastróficos.

Lo anterior, combinado con el establecimiento de corredores ecológicos que unan Inagua con La Cumbre, utilizando plantaciones selectivas de pino canario, favorecerá la conexión entre ambas poblaciones. Potenciando de esa manera el flujo genético y los movimientos estacionales que permitan explotar un gradiente altitudinal más amplio y un mayor rango de temperaturas.

Asegurar la viabilidad y crecimiento poblacional del pinzón azul de Gran Canaria en La Cumbre, sin lugar a dudas, supondrá una alegría para todos los amantes de la naturaleza Canaria.



Una información de Medioambiente + Energía – The Conversation

¡evita el embargo! – Minicreditos con ASNEF

Estar en ASNEF puede tener graves consecuencias en varios aspectos de nuestra vida, incluyendo la seguridad de nuestro hogar. ASNEF es una base de datos en la que se registran a las personas que tienen...

Comments

comments

Powered by Facebook Comments